24 de Octubre 2021

Noticias

30/11/2008

En busca de justicia, la UNR tomará un rol primordial en los juicios en Rosario

La doctora Gabriela Durruty destacó el rol que tendrá la UNR en los juicios a represores de la última dictadura militar en nuestro país. Durante el 2009, se realizarán las audiencias orales en Rosario. A la espera de que la Cámara de Apelaciones lo determine, la Universidad será querellante y se involucrará en los juicios.


 



“¿Quién más calificado que la Universidad para participar activamente en los juicios correspondientes a crímenes sufridos por la institución misma? No sólo numerosos miembros de su comunidad fueron víctimas, sino que la Universidad como tal fue atacada en su autonomía, fue investigada, intervenida y fueron reformulados todos sus contenidos.

 

En este contexto, La UNR tomó una decisión trascendente que no todas las Universidades del país llevaron a cabo. Por decisión unánime del Consejo Superior, decidió crear una comisión que investigue estos temas y designó dos abogados para que la representen como querellante en estas causas. La figura querellante permite que las víctimas se conviertan en parte procesal en la investigación y estén facultadas para presentar pruebas”, manifestó en un diálogo con DigiBlog Gabriela Durruty, abogada perteneciente al Centro de Estudios e Investigaciones de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho.

 

 

"Este es el momento para comenzar a acelerar la llegada de estas audiencias que se están reclamando desde hace 32 años. Toda la participación de la UNR que estará a disposición en los juicios, jerarquizará a los mismos. Tomar esa medida tiene que ver con sus funciones y sus roles como Universidad más allá de lo estrictamente curricular y encuentra pertinencia con su postura hacia los derechos humanos.

 

Por esto no estamos de acuerdo con el juez de primera instancia que nos rechazó la solicitud para presentar a la UNR como querellante. En estos momentos está en trámite la apelación. Esperamos que la Cámara de apelaciones nos haga lugar y que nos permita asumir el rol de querellante que la Universidad se merece", sostuvo Durruty.

 

 

A su vez, la abogada especificó sobre los juicios a desarrollarse en nuestra ciudad: "2009 será un año crucial en relación a los juicios. Se realizarán audiencias orales en Rosario. Pueden llegar a ser tres. Una de ellas es la causa Feced, que es fundamental porque la conocemos como la causa madre, ya que es la primer causa que se abre investigando la represión en Rosario. No llega a ser representativa, porque la represión en Rosario fue muy feroz, pero es una parte importante porque hasta ahora nunca hubo un juicio que investigue 87 casos.

 

Es muy importante que la Universidad se use como propaladora en un juicio importante de la historia argentina y que se va a realizar en Rosario. Es la primera vez que se lleva a juicio sin limitaciones en el terrorismo de estado. Anteriormente, en el juicio a las juntas desarrollado en la vuelta de la democracia, hubo una instrucción a los fiscales que decía hasta donde debían llegar los juzgamientos. Sólo se relacionaban con mandos superiores.

 

Ahora, gracias a luchas de organizaciones sociales donde las Universidades siempre tienen un lugar primordial, gracias a la inconstitucionalidad de las leyes emitidas en la década del 90 que decretaban impunidad, podemos tener otro presente.”

 

Allí se detiene Durruty y compara la actualidad con el pasado. “Durante las leyes decretadas durante el gobierno de Carlos Menem nos encontrábamos en un camino cerrado. Los reclamos ante el genocidio no podían ser completos. En Argentina, ante este contexto lamentable, los abogados crearon "juicio a la verdad histórica", que posibilitó seguir investigando aún sin poder juzgar penalmente.

 

Esto fue fundamental. Lamentablemente, esto no se enseña en nuestra Universidad, en la Facultad de Derecho esto no se enseña. Sería importantísimo enseñarlo porque tiene que ver con el rol del abogado y lo importante que puede ser para su actividad. Mientras se daba la lucha por declarar institucionales las leyes de indulto final y obediencia debida, se consiguió que el poder judicial permita que permanezca abierta la investigación histórica. No se podía imputar penalmente a los responsables pero se los citaba como testigos, para mantener al menos vivo el tema, y reconstruir historias de los sobrevivientes y de los familiares.

 

Los juicios a realizarse el año que viene causarán que la Universidad empiece a corregir contenidos y a incorporarlos. Van a tener una trascendencia importante en la ciudad, porque todos vamos a estar mirando cómo se juzgan a los responsables en esta zona de lo que ocurrió.

 

 

Desde lo estrictamente jurídico, estos juicios son trascendentes es el único momento que el país se sienta a juzgar a su propio estado que actuó como terrorista. En este contexto, la Universidad debe cumplir su rol docente, debe conocer que la impunidad ya estaba en su germen desde las primeras decisiones políticas del primer gobierno democrático. Nunca hubo una intensión de investigar hasta las últimas consecuencias. Si bien es muy valorable que Argentina realice el juicio a las juntas siendo el primer país en Sudamérica en hacerlo, se puede leer con claridad instrucciones a fiscales realizadas en ese momento para que la investigación sea solamente a las cúpulas.

 

 

Durruty analizó también el presente y especificó en lo realizado políticamente en los últimos años en relación a derechos humanos y también focalizó en la percepción social sobre la sucedido. "Existe un antes y un después del 2003. Cuando el Congreso define anular las leyes, el gobierno toma a los derechos humanos como política de estado. Hay hechos objetivos que son innegables.
Se pueden tener cuestionamientos, como lo tienen muchas organizaciones, en la forma en que se implementa las investigaciones, existen reclamos de mayor presupuesto, o de un equipamiento mayor en los juzgados. Sería necio negar que hubo una bisagra."

 


"Ante esto, veo a la sociedad muy evolucionada en este aspecto. Observo una recepción mucho más amplia que en el 1983 por ejemplo. La lucha de organizaciones sirvió para esto. Me entere en el 1983 que existía algo que se llamaba democracia, un centro de estudiantes. Con 14 años fui a las primeras marchas y en los costados de la peatonal se escupía a los familiares que pasaban con sus pancartas. Había un quiebre muy grande social."

 

 

"Eso no podría ocurrir hoy en Argentina. Hemos evolucionado en este aspecto. En Chile, cuando muere Pinochet, el país se dividió entre personas que lloraban y otras que festejaban.
Aquí si Videla llegara a morir, a nadie se le ocurriría, por más que algunos mínimos sectores se condolerían, hacerle una marcha porque serían muy pocas personas."

 

"Esperamos que la función de la audiencia oral potencie este aspecto. El impacto que tiene la víctima al contar lo que le pasó no se supera con nada. Por eso es importante que sea público. ¿Hasta donde alcanza el término público? Es otra pelea que nos damos. La publicidad está ordenada en las leyes, y hay tribunales que dicen que la publicidad se agota con algunos familiares escuchando. Esto no puede ser así, no puede tener un límite tan chico. Existen proyectos de ley para obligar la televisación de las audiencias. Así, aunque las victimas se pueden sentir más expuestos, todos podríamos escuchar sus relatos terribles. La publicidad es la mejor herramienta de la democracia. Que todos podamos escuchar lo que pasó es necesario."

 


"En Rosario todavía no tenemos la fecha de la audiencia, pero indudablemente se tienen que realizar en 2009. No sabemos cuánto van a durar porque hay cerca de 300 testigos. Van a ser largas y peleadas. Las primeras audiencias van hacer muy importantes, se va a hablar de casos ocurridos a vecinos, todos tenemos algún conocido que sufrió en el último proceso militar.


Conocer lo que ocurrió, desdibujará la afirmación de la teoría de los dos demonios cuando realmente que si de algún demonio podemos hablar es el del terrorismo de estado. Conociendo las historias personales y lo que pasó es lo mejor para desterrar esta teoría desde lo política. En lo jurídico ya está desterrado porque se comprobó que no hubo una guerra."


  • Periodistas: -
  • Fotógrafos: Silvana Di Stefano Radio Universidad
  • Infografía: -
  • Realizadores: -