16 de Diciembre 2019

Noticias

15/02/2014

Dictamen del Comité de Ética de la Investigación elevado al Sr. Rector de la UNR - Junio de 2009.


Tags: 2- PRODUCCIONES  



Tomando en cuenta la repercusión que ha tenido en los medios declaraciones respecto de la relación de una unidad académica de nuestra universidad con una empresa privada respecto a servicios de extensión contratados por la misma, formación de recursos humanos de pos grado y aceptación de donaciones, este comité expresa:

 

La actividad científica se legitima en base al bien común y recordando que el pueblo es quien sostiene la universidad,  es la población quien debe ser su principal beneficiado. En consecuencia, el diseño de las políticas científicas de la universidad, y por ende de sus unidades académicas, debe armonizarse con los intereses de la comunidad que deberá beneficiarse en forma equitativa de los adelantos científicos y tecnológicos que se produzcan. Debe recordarse que ya el código de Nuremberg (1947) prescribe que el experimento debe realizarse con la finalidad de obtener resultados fructíferos para el bien de la sociedad.

 

Es imprescindible trabajar desde la Universidad y en redes con otras instituciones para favorecer políticas que tiendan a la identificación de problemas genuinos para la población y alentar fuertemente las investigaciones y transferencias en esa dirección. Esto debe trascender lo meramente declamativo y plasmarse en hechos concretos.

 

Lo anterior no obsta el desarrollo de actividades de extensión en las que se ofrecen y se contratan Servicios Tecnológicos a Terceros como una forma genuina de financiamiento. En estos casos, es imprescindible que se ponderen cuidadosamente y en forma previa el posible impacto ambiental así como los riesgos y concretado el acuerdo, se transparente el valor del servicio con la mayor rigurosidad. Deberá hacerse uso del principio de precaución recordando que ciertas formas de contaminación y destrucción de los ecosistemas son irreversibles, sin que esto signifique vincular la prudencia con el riego cero lo que sería imposible.

 

Las formación universitaria, tanto en el Grado como en el Posgrado, debe ser atendida por un modelo educativo que tenga como norma perfiles profesionales que sean los adecuados para dar respuesta a los problemas y atender las necesidades de la población. La universidad debería reflexionar sobre un paradigma para la enseñanza en función del individuo y de la sociedad.

 

Los investigadores están moralmente obligados a considerar las consecuencias públicas y privadas de sus acciones. Si bien en las últimas décadas existe una conciencia creciente de la necesidad de que la investigación vaya entrando en una etapa de control público, resulta complejo promover la construcción de consensos de respeto por la integridad y los derechos de los seres humanos basados en la responsabilidad y en la solidaridad. Entraña graves dificultades luego de mucho tiempo de separación y fragmentación de los campos disciplinares debido a la creciente especialización del conocimiento. Es imprescindible la información y la reflexión para que la población ejerza sus derechos, la reflexión de los investigadores para que reconozcan sus límites y el robustecimiento de los mecanismos de control independientes para alcanzar el Estado responsable.




  • Por Eduardo Zimmermann