24 de Octubre 2021

Noticias

30/09/2021

“Dejate morder por un libro”: compartiendo experiencias a través de los libros

Este  proyecto extensionista surge de experiencias vivenciadas con adolescentes de la Escuela n°519, en un barrio periférico de la zona oeste de Rosario.


 



El proyecto fue aprobado en la 12° convocatoria a proyectos de extensión e involucra a equipos de las facultades de Humanidades y Artes y Psicología, trabajando en una escuela de un barrio vulnerable, que a través de diversos proyectos generan otros vínculos con los y las adolescentes. En su origen el proyecto “Dejate morder por un libro” planteaba la construcción de diferentes dispositivos para promover la lectura y como disparadores de actividades creativas y artísticas, en un equipo interdisciplinario, conformado por Bárbara Méndez, Carla Bambrilla, Santiago López Meroni, Gonzalo Arzuaga, Livia Vives, Candela Mattern, Olinda Cabellos y Ana Maria Laurino.  


“La propuesta surge a partir de pequeñas acciones en torno a la lectura llevadas a cabo en el espacio de Lengua y literatura de la escuela, entre las que destacamos las tertulias literarias, la hora del cuento, el debate sobre temas que los identifican”, comenta Bárbara Méndez, directora del proyecto, y docente de Lengua y Literatura en la escuela Escuela Media Alicia Moreau de Justo nº 519. Desde el equipo, notaron que la situación de violencia que atraviesa el barrio donde está emplazada la escuela y el proyecto se refleja en el aula y está presente en los alumnos, en el trato hacia pares, en el trato hacia los docentes. “Sin embargo, los directivos y docentes venimos construyendo un espacio de escucha, de diálogo, de análisis de otras formas de vincularse con el otro, con uno mismo. Cabe mencionar estas formas de acercamiento han permitido a los alumnos poder contar lo que les pasa, a qué le tienen miedo, qué les gustaría hacer, pedir ayuda, pensar la escuela como una posibilidad para conseguir un trabajo futuro, y sobre todo como un espacio de identificación para socializar, para crecer, para conocerse”, explica Paula Linares, Directora de la escuela.

A principios del 2020 se proyectó iniciar con una biblioteca móvil que circulara por las aulas de la escuela, para luego salir a pasear por el barrio. Esto beneficiaría no solo no sólo a los alumnos sino que se extendería a las familias. Pero durante la pandemia se debió repensar la estrategia y surgió la iniciativa de realizar una campaña lectora. A través del grupo de facebook “¡Dejate morder por un libro!”  se convocó a personas para que compartieran libros con dedicatorias. Esos libros dedicados y con fichas lectoras, se entregaron a los y las alumnas, junto al bolsón de comida que la escuela proveía mensualmente. La elección de un libro debía tener en cuenta al destinatario, que eran adolescentes. “Por eso destacamos la importancia de la dedicatoria donde podemos contarle nuestra experiencia lectora, recomendar una parte, citar un fragmento”, resalta Carla Brambilla, que co-dirige el proyecto.

Con el regreso paulatino a las aulas, la idea de la biblioteca itinerante reaparece y se materializa junto a nuevos proyectos. En conjunto con las y los adolescentes se realizaron varias acciones para intervenir y construir la biblioteca, eligiendo en su constitución libros no sólo para literatura sino también para las otras materias. 

Formas de contacto: Grupo de Facebook: ¡Dejate morder por un libro! Instagram: Dejate morder por un libro, Correo electrónico: dejatemorderporunlibro@gmail.com.


  • Por Damián Burki