24 de Octubre 2021

Noticias

27/09/2021

La Rosario, ciudad feminista

La Universidad Nacional de Rosario se propuso recuperar las huellas del movimiento de mujeres, feminista y de la diversidad sexual en la ciudad. Para ello, a través del Area de Género y Sexualidades y la Licenciatura en Turismo, está haciendo un relevamiento de las producciones académicas, de activistas y de referentes del arte, el urbanismo, la comunicación y el periodismo. 


 



Un trabajo en este campo fue el realizado por Cristina Viano quien junto a un grupo de investigadoras de la UNR se dedicaron a rearmar la historia desde sus inicios. “Hay una marca bien potente del feminismo rosarino en la década del 80, entre el fin de la última dictadura y los comienzos del proceso de recuperación de la democracia, con pequeños grupos pioneros de mujeres de sectores medios, en su mayoría profesionales,  que fueron construyendo y sembrando el camino”, afirma la Doctora en Historia.

La  experiencia  de  “Unidas”, entre 1982 y 1988,  es  tal  vez  la  más  llamativa expresión de esos primeros momentos. Allí se conjugó la voluntad de un grupo de mujeres de procedencias diversas, que comenzaron a editar una publicación del mismo  nombre,  desde  la  cual  dieron  a  conocer  públicamente  un  conjunto de   debates   que tenían hacia   adentro   y   cuyos   temas   privilegiados  eran  la sexualidad, la violencia contra las mujeres y el derecho al aborto, entre otros. 

Pero Unidas fue mucho más que una revista y una herramienta de difusión de ideas feministas. Fue, sobre todo, el nombre de un colectivo de mujeres que decidieron salir a la calle a manifestarse porque entendían que en la sociedad estaba naturalizado un rol específico para las mujeres, diferente al de los varones, subordinado a ellos, que vedaba el acceso a una serie de derechos y lugares en el orden social. A través de acciones artísticas pretendían desnaturalizar las ideas dominantes acerca de la femineidad, la sexualidad, la maternidad y la familia.

En un boletín que publicaron el 8 de marzo de 1986,  titulado “Ser feminista” establecían que “por sobre todas las cosas una feminista es aquella  mujer que quiere ser una persona, un ser humano pleno y cabal, que lucha contra las arbitrariedades e injusticias que la someten o reprimen.