26 de Octubre 2020

Noticias

04/10/2020

Adiós a un gran maestro


 



Raúl Ageno tuvo siempre una cualidad singular, su profundo modo de escuchar y enhebrar en la argumentación los hilos de pensamiento de sus alumnos o de sus colegas para lograr, de ese modo, un tejido argumentativo que llevaba, indefectiblemente, a que pudiéramos alcanzar el propósito del debate, esclarecer las dudas, abrir nuevas preguntas y encontrar caminos que nos llevaran a nuevos horizontes. Perseverante estudioso y sistemático guía en la búsqueda de conceptualizaciones que permitieran exponer los problemas bajo estudio en el contexto de su complejidad. Su aquilatada experiencia en el campo de la educación, desde el aula y la gestión de la enseñanza primaria y como profesor de la Universidad, se desplegó en su intensa actividad como gestor universitario: como miembro del equipo de conducción de la Facultad de Odontología, durante la normalización y también más cerca en el tiempo, más tarde como primer vicedecano electo de la Facultad de Humanidades y Artes y luego como Secretario Académico de la Universidad. Nutrió a la gestión de fundamentos teóricos que posibilitaron la construcción normativa y organizacional de dispositivos institucionales trascendentes que anticiparon en décadas lo que fue luego una norma para todas las universidades nacionales; un buen ejemplo de ello es la implementación de la evaluación docente continua a través de la llamada carrera docente. Él llevó adelante el mayor peso del trabajo de elaboración de esos procedimientos a través del diálogo, la construcción de consensos y llevar a buen puerto un sistema que hoy ya funciona con una regularidad y eficacia notables. Fue el autor de una buena parte del aparato normativo académico de nuestra Universidad y le debemos a su brillante modo de exponer, escuchar y debatir sin que los temas se diluyeran pero sin encorsetar su tratamiento.

Fue un hombre profundamente democrático, respetuoso de la diversidad conceptual y política; con una ética intransigente pero con una apertura ideológica que sólo establecía el límite con la barbarie de las dictaduras. Sufrió la persecución, el dolor y la exoneración en los tiempos oscuros de nuestro país. Su generosidad con estudiantes y colegas fue ilimitada, compartiendo sus abordajes intelectuales originales y desafiantes, abriendo espacios de diálogo y de proyección teórica e institucional. Fue maestro en el aula y en la gestión; de esa clase de maestro que acompaña sin enseñar, que logra el aprendizaje genuino sin encapsular a sus discípulos sino, por el contrario, alentando a la vez que respetando el ritmo y el decurso de quienes aprendieron a su lado.

Raúl Ageno siempre estará en nosotros. Gracias, Raúl. Gracias por tanto.

 

Enrique Bares


  • Periodistas:

+Info

Secretarias

Capacitación para docentes en SIGEVA

  • 20 de Octubre 2020
Secretarias

Capacitación Concurso

  • 19 de Octubre 2020