29 de Marzo 2020

Noticias

06/01/2020

Ser mujeres en un centro clandestino de detención

La muestra “Ser Mujeres en la ESMA, testimonios para volver a mirar” continúa en el Museo de la Memoria, Córdoba 2019. Se podrá visitar hasta el 16 de febrero de 2020.


 



Las areas de Genero y Sexualidades y de Derechos Humanos de la UNR junto al Museo de la Memoria de Rosario invitan a esta muestra producida y curada originalmente por el Museo Sitio de Memoria ESMA. La misma permite volver a mirar el funcionamiento del centro clandestino a partir de la perspectiva de género. Se basa en los testimonios judiciales de las sobrevivientes sobre la violencia de género y diversos delitos sexuales cometidos por el Grupo de Tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada.

Con el objetivo de generar un cruce generacional, esta exposición retoma ejes de las consignas del movimiento de mujeres del presente “Lo personal es político”, “Vivas nos queremos” y la idea de sororidad como estrategia de supervivencia, para revisar las diversas formas de violencia, así como las narrativas a las que apelaron las mujeres sobrevivientes para que sean reconocidas y juzgadas.

Cabe destacar que en 2001, con la reapertura de los juicios, comenzó a considerarse la especificidad de la violencia hacia las mujeres y recién en 2010, se produjo la primera condena a un represor como violador. En 2011, el juez Sergio Torres, a cargo de la causa Esma, declaró los delitos sexuales del grupo de tareas de la Armada como parte del plan de exterminio.

Los registros del Ministerio Público Fiscal muestran que de 2010 a 2018 se dictaron 107 condenas en 26 sentencias por abuso sexual, violación y aborto forzado, entendidos como crímenes de lesa humanidad; y son 105 los casos de víctimas respecto de las cuales hubo condena, el 63% mujeres y el 37% varones.

Durante la presentación de la muestra se realizó un conversatorio entre mujeres sobrevivientes, familiares, hijos e hijas, organismos de derecho humanos, conmemorando una única herencia: la de los sueños y deseos de tantas mujeres valientes que pudieron dar testimonio por aquellas que ya no pueden hablar.

Participaron las sobrevivientes de ESMA Ana Testa y Ana María Soffiatini, Ana Oberlin (fiscal ad hoc juicios lesa humanidad), Gabriela Durruty (abogada querellante) y Alejandra Naftal (directora Museo sitio de Memoria ESMA). “Siempre digo que hablar alivia”, dijo una de las sobrevivientes locales, La Negra Elida Deheza.

“La gran convocatoria dio cuenta de lo necesario de este tipo de encuentro en momentos donde hacer memoria resulta urgente”, expresaron desde el área de Género de la UNR y agregaron: “Los juicios en marcha implican un reconocimiento de las violencias sexuales como delitos de lesa humanidad cometidos especialmente contra las mujeres detenidas como mecanismo de disciplinamiento patriarcal”. Esta muestra es producto también de los diálogos entre pasado y presente, entre las luchas de ayer y las de hoy, de las palabras que intercambian las generaciones para iluminar el futuro.

 

 


  • Periodistas: Victoria Arrabal
  • Fotógrafos: Pablo Correa