13 de Diciembre 2019

Noticias

15/10/2019

Cupo laboral travesti-trans “Alejandra González”

La iniciativa busca incorporar un mínimo de tres personas por año para desempeñar tareas en diversas áreas del rectorado o sus unidades académicas.


Tags: Docentes NoDocentes Género Sexualidades  



El rector Franco Bartolacci presentó el el cupo laboral travesti-trans “Alejandra González”. El acontecimiento tuvo lugar en Sede de Gobierno de la UNR, en donde asistieron representantes la comunidad universitaria y miembros de la Comunidad Trans Rosario. Cabe destacar la presencia de Secretario General de APUR, Miguel Roldán y de la Secretaria General de Coad, Laura Ferrer Varela.

La iniciativa surgió del compromiso de la comunidad trans Rosario y se reconoce como antecedente inmediato un proyecto aprobado por el Consejo Directivo de la Facultad de Psicología y la iniciativa impulsada por diversos colectivos, entre los que se destaca el espacio cultural La casa de las Locas. Esto posibilitó que el Área de Gérnero y Sexualidades lo trabajara para poder implementarlo en el marco de la Universidad.

El cupo lleva el nombre de Alejandra González, quien se desempeñaba como trabajadora no docente en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmaceúticas. Contempla incorporar un cinco por ciento o un mínimo de tres personas por año  para desempeñar tareas en diversas áreas del rectorado o sus unidades académicas.

En primera instancia, el Rector hizo una mención especial a Roldán, por acceder a acompañar esta iniciativa desde su gestación, convirtiéndose así APUR en una de las pocas asociaciones gremiales a nivel nacional impulsa este tipo de herramientas. “Creo que venimos a saldar una deuda de la Universidad Pública. Muchas veces detrás de los discursos comprometidos se levantan muros y se cierran puerta, desconociéndose derechos. Nos sentimos cómodos y tranquilos en nuestros haceres cotidianos y parece que con eso ya cumplimos con el compromiso que tenemos con la sociedad. Y esa actitud debería darnos vergüenza. La única forma de cambiarlo es con compromiso que vaya mucho más allá de las declaraciones, se cambia yendo genuinamente por una dirección contraria”, manifestó.

Bartolacci puso el acento en que si de verdad se quiere ser genuinamente herederos de la historia de la Universidad Argentina, hay que recuperar el espíritu reformista. “Eso implica trabajar todos los días para ampliar, defender y conquistar nuevos derechos. Lo dijimos cuando asumimos, queremos construir una Universidad de excelencia y popular, comprometida con su tiempo, moderna, creativa, innovadora, como así también, diversa, inclusiva y feminista. Detrás la lucha del Colectivo Trans Rosario hay una matriz de justicia, que la Universidad no sólo debe acompañar y ayudar a construir para poder garantizar una sociedad más justa, libre y solidaria, sino que la Universidad también debe plasmarlo en sus prácticas cotidianas”, expresó.

Para poner en práctica la decisión, se abrirá un Registro Único de Aspirantes (travestis, transexuales y transgénero), a través de la Dirección General de Administración del Rectorado. El formulario estará disponible en la oficia de Mesa de Entradas.

Se apunta a una Universidad Pública feminista, popular y diversa, que escuche y reconozca las demandas de las personas más vulneradas de la sociedad para así reparar y erradicar las violencias que excluyen o expulsan a las personas. Es por esa razón que se llevó a cabo la creación del Área de Género y Sexualidades, precedida actualmente por Florencia Rovetto.

Karla Ojeda, una de las integrantes de Comunidad Trans Rosario e impulsora junto a distintas organizaciones políticas universitarias de este proyecto manifestó que es “una reivindicación muy importante para visibilizar y dar una herramienta a un sector que ha sufrido históricamente la discriminación y la exclusión". También agradeció la importancia de tomar este proyecto como una verdadera política institucional porque asegura la diversidad y la posibilidad de trabajo a un colectivo que históricamente fue ignorado. “Si una va a la Universidad, le cambia la vida. Pero si muchas van, cambia la sociedad”, planteó.


  • Periodistas: Gonzalo J. García
  • Fotógrafos: Camila Casero