17 de Noviembre 2018

Noticias

17/10/2012

La extracción del litio

El mineral se encuentra alojado en  las salinas de Salta y Jujuy.  Existen proyectos para su  extracción a gran escala para las baterias de autos eléctricos, ocacionando graves riesgos en el ecosistema.


 



La firma Toyota Tsusho Corporation, perteneciente al grupo japonés Toyota, participará en un proyecto para extraer litio del salar de Olaroz, en la provincia de Jujuy.

La legislación argentina exige estudios de impacto ambiental y la participación de los pueblos orginarios habitantes de la región de donde se realiza la extracción, las dificultades se dan en la aplicación, especialmente por que los estados provinciales no están capacitados para realizar las evaluaciones y por intereses económicos se dejan en manos de las mismas empresas o terceros interesados. Los análisis de las consecuencias a largo plazo deben estar a cargo de expertos en el tema dependientes de la autoridad de aplicación de las leyes, el estado nacional.

 

Sin embargo, el proyecto incial presentado por la empresa parte de la falsa premisa de que la actividad no es contaminante.

Como toda actividad minera, la explotación de litio no deja afuera la preocupación por el impacto
ambiental y social de exploración y de extracción. Quizás un debate importante surge de este mineral en
particular por ser hoy uno de los elementos primordiales en la evolución de automóviles eléctricos y
aparatos electrónicos con bajo consumo energético, y en este sentido, su explotación gana adeptos en la mitigación del cambio climático y en el esfuerzo por revertir el calentamiento global.


Los principales impactos ambientales de la extracción de litio no difieren en gran medida de la extracción
de otros minerales: consumo y contaminación de agua, impactos en el paisaje, introducción de caminos de exploración en ecosistemas sensibles, instalación de infraestructura, impacto en la flora y fauna de la
actividad industrial donde antes no la había, generación de residuos sólidos y químicos.

El Geólogo Fernando Díaz explica: "La salmuera es bombeada mediante perforaciones y luego se la expone al sol para evaporar el líquido y concentrar los componentes de interés. La concentración de litio en las salmueras es baja y varía dentro de cada salar, y entre los distintos salares, fluctuando entre unas pocas decenas de partes por  y poco más de mil,  de acuerdo con estos valores puede estimarse que por cada tonelada de litio extraída se evaporan alrededor de dos millones de litros de agua, clara evidencia de que la minería del litio en salares es una minería del agua".

 

Entrevisatdo por El Aire es Grátis, Díaz destaca la importancia de evitar el abuso de agua en un ecosistema muy frágil y como los contaminantes que se utilizan para la elaboración del litio pueden ocacionar graves daños al aire y al agua circundante, especialmente en una zona ventosa y que se inunda una vez a la año, como es la Puna.

Díaz  considera que realizar las extracciones sin evaluar los daños a largo plazo sería "un etnocidio" para las poblaciones y la biodiversida de la zona.


Descargar/escuchar entrevista completa.

 

Notas relacionadas: 

-El pueblo de Famatina resiste la minería a cielo abierto 


Archivos Adjuntos

  • Periodistas: