20 de Abril 2018

Informamos a los usuarios que la Universidad está trabajando en la certificación de protocolos de seguridad web.
Durante dicho proceso, es posible experimentar dificultades en la navegación de subdominios como las páginas web de nuestras Facultades.

Noticias

18/10/2017

En la UNR se debatió acerca del rol de la Universidad en su vínculo con la sociedad

ENCUENTRO,DIÁLOGO Y REFLEXIONES: En la Facultad de Ciencia Política y RR. II., de la Universidad Nacional de Rosario se llevó a cabo el conversatorio “Universidad y Extensión. Aprendizaje en comunidad, Universidad y Movimientos Sociales” en el marco del Seminario Internacional “Movimientos Sociales y Educación Popular”. Con la participación de Humberto Tommasino (UDELAR), Gustavo Nieto (UNCuyo), Gloria Rodríguez (UNR), Cristian Olivares Gatica (Red Trenzar Universidad de Chile) y Juan Manuel Medina (Secretaría de Extensión de UNR).


 



Coordinados por Paula Contino, Secretaria de Extensión de la mencionada unidad académica el espacio reflexionó sobre la actualidad de relación Universidad y Territorio. En un primer lugar el Licenciado Gustavo Nieto comentó las experiencias vividas en la Universidad Nacional de Cuyo en el marco de la Escuela de Verano de AUGM a principios de 2017. En la misma se precisó la importancia de “construir un vínculo más fértil con las organizaciones sociales” ya que como dijo de las reflexiones ahí extraídas un integrante de la Unión de Trabajadores Rurales expresó que “la universidad esta posicionada como lugar hegemónico del saber, generador de conocimiento pero que en los barrios y en los campos también se genera conocimiento, también se genera saber y se problematiza”; marcando esta escisión entre la academia y el territorio.

En otros comentarios producidos en dicho encuentro extensionista en UNCuyo se pudo escuchar que “la universidad se ve lejana, por más que esté a tan solo cinco minutos del barrio” y que las organizaciones sociales desean un “camino de construcción de nuevos conocimientos y no la utilización de los saberes para controlar a la población”. En este sentido Nieto parafrasea a Boaventura de Sousa Santos cuando dice: “Las universidades públicas ya no tiene el apoyo de las élites económicas y políticas; pero tampoco en este momento tienen el apoyo de las clases populares”.

Luego tomó la palabra Gloria Rodriguez , docente de la Universidad Nacional de Rosario y con dilatada experiencia trabajando junto al movimiento obrero y expuso la necesidad de marcar la importancia de un “conocimiento situado tanto temporal como espacialmente” y realizó una defensa a los saberes académicos para trabajar si en vínculo con lo que pueden enseñar los actores sociales en sus movimientos y organizaciones.

En tercer lugar dieron testimonio los representantes de la Red Tenzar de Chile, quienes además son docentes en la Universidad de Chile quienes realizaron una profunda crítica al gobierno neoliberal chileno que se instala desde la Concertación, haciendo hincapié que en muchos casos se vivió durante los diez años posteriores a la dictadura un proceso de “desencanto en la universidad” ya que no se produjeron los cambios esperados de la mano de una unidad de gobierno socialista-comunista en el país trasandino. El ingeniero Cristian Olivares Gatica describió el actual modelo de extensión universitaria en Chile como de “venta de servicio” comparado con la llamada “responsabilidad social empresaria” y que la “Universidad es vista como una empesa”. Ante esto plantean que los sectores académicos no tienen capacidad de reacción como si lo tienen los sectores estudiantiles, fundamentalmente del nivel secundario que ven como ilógico cursar una carrera de cinco años y luego tener una deuda económica por el pago de la misma de más de veinticinco años.

A su momento tuvo el turno de participar del conversatorio del Dr. Humberto Tommasino de Uruguay quien clarificó estadios de la Extensión Universitaria en los diferentes sistemas universitarios latinoamericanos. El referente extensionista marcó por lo menos cinco de ellos como el modelo transferecista, al servicio del capital; de extensión crítica que entiende una proceso emancipatorio junto a los movimientos sociales como extremos de una y otra política de hacer extensión pero también mencionó otros estadios como quienes dinamizan propuestas de proyectos de extensión pero desde lo marginal y sin vinculación a la acción participativa o bien las prácticas socioeducativas que son herramientas de formación de carácter obligatorias ubicadas en algún lugar de la carrera como una interesante instancia de aprendizaje colectivo, lo mismo que aquellas que apuntan a la integralidad de la práctica estudiantil y docente desde la planificación de éstos.

Finalmente especifica otro momento de la extensión con experiencias de programas territoriales integrales a los que califica como “una forma permanente de la extensión en territorio en donde hay un gran vínculo con las organizaciones sociales”. Tommasino lo aclara cuando dice que es una forma de “anclar a la universidad en el territorio con los movimientos sociales y poder establecer vínculos orgánicos, permanentes y sistematizados en donde cogenerar conocimiento junto a ellos”, según el extensionista uruguayo son estas experiencias las que se deben profundizar para lograr una “universidad sin muros y en el barrio” que no se vaya durante el verano por lo cual estimula a salir de una “política de golondrina en el territorio”, frase que reconoció habérsela tomado al docente chileno Boris Gonzalez, referente de extensión de la Universidad de Playa Ancha.

Tommasino termina diciendo que el “aula no debe tener límites” pero para esto debemos realizar verdaderos “vínculos con las organizaciones y movimientos sociales en el territorio”.

Finalmente le tocó la palabra al Secretario de Extensión de la Universidad Nacional de Rosario, el Ingeniero Juan Manuel Medina expresó que se debe intentar “pensar el espacio educativo como espacio colectivo” y por tal motivo “generar una universidad en contexto”. El funcionario rosarino expresó en su ciudad la necesidad e producir “procesos de popularización” de la universidad ya que el acceso gratuito no garantiza un acceso popular a la misma.

Medina dijo que estos “procesos alternativos deben romper con una universidad conservadora y con su acto educativo tradicional” pero teniendo en cuenta “la permanencia de estas prácticas” ya que a la universidad “le resulta cómodo entrar y salir de los conflictos del territorio pero esto no es así con los movimiento sociales que conviven con ellos” por lo cual coincidiendo con Tommasino establece una fundamental importancia en la “relación y vínculo orgánico” con los movimientos sociales con los cuales la universidad “debe entrar en permanente diálogo”.


  • Por Comunicacionseu