Rosario, 21/11/2017 | 04:16
Noticias RSS
Blog de notas

La Educación Invisible


Análisis sobre la película que exhibe un paradigma educativo basado en la cooperación, centrado en el niño y el respeto por los procesos de desarrollo humano.

El proyecto se presenta como una película sobre la educación centrada en el amor, el respeto, la libertad y el aprendizaje.

Imágenes

Video

…no podemos omitir el hecho de que muchos presupuestos de nuestros métodos modernos de educación llevan en su seno el rasgo de la antinaturaleza, y que los defectos más fatales de nuestra época están relacionados precisamente con esos métodos antinaturales de educación. (…) Sin embargo, en el centro, entre los servidores de lo “evidente” y los solitarios, están los combatientes, es decir, quienes están henchidos de esperanza.”
Friedrich Nietzche, Sobre el porvenir de nuestras escuelas, 1872   (1)


Por Eugenia Guida*


Resulta difícil comentar la película “La educación prohibida” (2012) sin manifestar cierta resistencia. Dejando de lado el hecho de que, sin dudas, la propuesta del film recientemente estrenado y difundido ampliamente en redes sociales y espacios de cine-debate convoca a reflexionar acerca del estado de la educación en Latinoamérica, lo hace desde un posicionamiento, a mí entender, preocupante.


A partir de una Historia de la educación fragmentada y parcial – aunque cabe destacar que con imágenes interesantes en tanto recurso documental y animaciones explicativas - describe y construye su objeto de referencia, la escuela, en la cual todo aquello que aparece como “problema” (desgano, aburrimiento, violencia, problemas de aprendizaje, poca participación y un largo etcétera de errores y “fracasos” ) no estaría relacionado con  la institución en sí, o la constitución de las familias, ni con la sociedad en general en determinados momentos histórico-políticos, ni con las condiciones laborales de los docentes o las políticas educativas vigentes.


 El eje que hilvana el argumento y da titulo a la película, se basa en una ficción situada en una escuela secundaria urbana de clase media en la cual se suscita un conflicto entre alumnos, directivos, docentes y padres, en torno al tono que tendrá el discurso de fin de año. Más allá de que dicha situación -con algunas variantes- fue tratada ya en varias películas, en este caso lo llamativo es la caricaturización de los docentes “monstruos” y la provocadora imagen de los alumnos literalmente atados a la silla (entre otras). Quisiera recordar entonces, que por cada docente “monstruo” existe en nuestras escuelas un docente que escucha, atiende, enseña, aprende, colabora…en un edificio que se cae a pedazos y no hace falta dibujarle la sonrisa.


Por otro lado, el contenido central del documental, se basa en las palabras de los entrevistados, todos ellos pertenecientes a instituciones y experiencias educativas llamadas “alternativas” llevadas adelante (en general privadas) en distintas ciudades hispanoamericanas. En este sentido es interesante que se difunda desde qué perspectivas educacionales trabajan (que por otra parte constituyen nuevas versiones del movimiento escolanovista de principios de siglo XX)  pero lo preocupante son algunas (por no decir muchas y reiterativas) de las afirmaciones y expresiones determinantes acerca de la escuela y de los docentes en particular.

Un relato que pretende abarcar todos los aspectos de la educación (disciplina, procesos de aprendizaje del niño y el adolescente, rol docente, rol de la familia) pero en el cual se apela a la comunidad educativa con resonancias -casi sin discusiones- a sociedad justa, familia felizmente constituida, padres responsables, niños inteligentes, maestras amables…Estado…¿ausente?, una escuela … ¿real?.


Uno de los entrevistados sostiene hacia al final: “La clave no es la metodología, la institución, el recurso…la clave es la relación, la mirada sobre el otro”. Entonces, ¿desde qué lugar se está mirando a la escuela pública? ¿Es posible, como plantean allí, empezar todo de nuevo? Si a la educación la “prohibimos” entre todos, me pregunto: ¿por qué no pensar que es posible entre todos? Porque quizás una mirada dirigida a lo prohibido, sea una mirada que atrasa, que descarta, que omite.  
Porque en definitiva lo preocupante es ver solo “la educación prohibida” – lo evidente – y apostar a propuestas alternativas pero aisladas  - en solitario – y así acaben por hacer que la educación posible - aquella que existe a pesar de todo- sea invisible.

 


********
Hace unos días aprendí lo que es el N`Vike. Es un violín de lata que sonaba hace tiempo en las comunidades QOM del norte chaqueño. ¿Saben quién me lo enseñó? Los pibes que lo aprendieron en su escuela, hicieron un video con esa historia y sus docentes la compartieron con otros  docentes que también compartieron sus propias historias de otros pibes de otras escuelas. Pibes de ahora, de nuestro país y de nuestra escuela pública. Docentes como algunas, como  muchas, combatientes si se quiere.. Es posible…está permitida, que sea más visible.

 


* Mg. en Educación (UNER) Prof. en Cs. de la Educación (UNR)  Se desempeña como docente de Historia de la Educación en la UNR y en Institutos de Formación Docente públicos y privados de la ciudad de Rosario.


(1) Nietzche, F. Sobre el porvenir de nuestras escuelas (1872). Fabula Tusquets Editores, Bs. As., 2000. 1º ed. Pág. 23. 



  • Publicado: 2012-09-07
  • Periodistas:
  • Fotógrafos:
  • Infografía:
  • Realizadores:
  • Categoria: Educación

Comentarios


Escribe hasta 800 caracteres.

Cuanto es: 57 + 2?

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar .