Rosario, 25/10/2014 | 04:36
Noticias RSS
Noticia de Noticias Institucionales

Los desaparecidos son huella militante


Se presentó el libro "Texto constitucional, proyecto hegemónico y realidad histórica", escrito por el Prof. Eduardo Garat (desaparecido en 1978)  y editado por familiares y amigos.

Garat: abogado, ensayista, militante, padre, amigo, compañero.


"La sala está así de llena porque mucha gente lo conoció y lo quiso mucho", relataba por teléfono uno de los presentes a su interlocutor que no había podido asistir. Era cierto: el salón de actos desbordaba de gente. Muchos se acomodaron como pudieron en los pasillos. Incluso, los más resagados tuvieron que escuchar desde afuera.

 

Se presentaba el libro "Texto constitucional, proyecto hegemónico y realidad histórica", pero no era una presentación más, de las tantas que se suceden en los espacios de la Facultad de Derecho. Se presentaba "un libro que no se terminó de escribir" porque su autor, Eduardo Garat, fue secuestrado el 13 de abril de 1978, en la esquina de Santa Fe y España. Tenía 33 años y estaba casado con Elsa Martín, con quien tuvo tres hijos.

 

Garat era abogado, escribano y docente de nuestra Universidad. Reconocido por su comprometida defensa de presos políticos, también participó en la Comisión Investigadora por la desaparición de Ángel Brandazza. Sin embargo, quizás, su recuerdo más potente sea el de Eduardo militante, el de Eduardo orador, el de Eduardo pensador y compañero.

 

La obra de Garat se publicó gracias al esfuerzo de su familia y amigos. Fue una tarea difícil: fue necesario digitalizar las hojas tipeadas a máquina por Eduardo, un cúmulo de papeles que Elsa, su esposa, conservó y cuidó con mucho amor, a pesar de las mudanzas y de los riesgos que implicaba, en épocas de persecusión política, guardar un documento como el que hoy se acerca al público en forma de libro póstumo, con prólogo de Norberto Galasso. 

 

Para Florencia, una de las hijas de Eduardo, la publicación del libro es una forma de devolver a los desaparecidos su condición de huella militante y pensante. Lo define como un libro de absoluto compromiso jurídico y recupera el trabajo de su padre como la presencia viva de quien, con sus ideas, continúa batallando por un mundo mejor. Mientras tanto, se le escapan del relato "los llantos y los besos derramados sobre el papel tipeado" en tantas noches de intentar ordenar renglones y recuerdos.

 

Según contó Esteban Langhi, a cargo de la presentación de la obra, cuando recuperaron el texto, éste no tenía título. Finalmente, decidieron usar una frase que encontraron al final de un capítulo. "Quisimos titular el libro con una frase del propio Garat, y encontramos esta que resume magistralmente su contenido", explicó. Además, se refirió a la ardua tarea que significó ordenar las citas del texto, puesto que fue preciso rastrear las ediciones de los libros que Eduardo había leído en los años 70.  "A este libro le falta el capítulo 4", agregó. "Sabemos que Eduardo había hecho algunas copias, así que tenemos la esperanza de que el fragmento que hoy nos falta pueda aparecer y podamos completar la obra".

 

Por su parte, Solange Delannoy, compañera de militancia de Garat, sostuvo que Eduardo brillaba con los presentes en la sala. "Fue intelectualmente brillante y muy buen tipo -recordó- Le decíamos "el enano". Siempre nos acordamos de los grandes momentos que compartimos en su casa, donde Eduardo tocaba el piano".

 

"El Prof. Garat no está, pero seguimos aprendiendo de él", indicó luego Juan Facundo Besson, estudiante de Derecho y agregó: "Para los que nos estamos formando como abogados, este libro tiene un valor superlativo. Eduardo nos deja la posta para pensar una nueva Constitución". Para Besson, militante de la agrupación Ortega Peña, la familia de Eduardo Garat nos enseña "a no abandonar ninguna lucha".

 

"Este libro viene a salvar a la Constitución de 1949 del tremendo olvido al que fue condenada, con el aval de los poderes de facto. El tema de la democracia real y viviente del país nos ocupa a todos. Hay olvidos y omisiones que a esta altura de la Hitoria no tienen razón de ser", explicó Eduardo Zanella, abogado e historiador, responsable del cierre de la presentación. "El constitucionalismo argentino nace con una marca profundamente antidemocrática para excluir a los pobres y a los no educados", destacó.

 

Cada intervención de los oradores arrancaba aplausos y emociones en el público, donde se mezclaron viejos amigos, compañeros militantes y nuevas generaciones de estudiantes de Derecho, ávidos de incorporar lo que el Prof. Eduardo Garat aún tiene por enseñar: sus convicciones, su alegría, su pensamiento crítico y su profundo amor por una sociedad justa, libre y soberana. 



  • Publicado: 2012-08-13
  • Periodistas: Anahí Lovato
  • Fotógrafos:
  • Infografía:
  • Realizadores: Agustín Pagliuca
  • Categoria: Presentaciones

Video
Comentarios


Escribe hasta 800 caracteres.

Cuanto es: 42 + 2?

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar .