Rosario, 24/10/2014 | 03:40
Noticias RSS
Noticia de I+D - Investigación más Divulgación

Investigaciones para el desarrollo sustentable


 

Agua potable y líquidos cloacales son  dos de las líneas de acción que se  trabajan en el Centro de Ingeniería Sanitaria,  que funciona en la Facultad de Ingeniería y Agrimensura. .

Graciela Sanguinetti, directora del CIS


 

 

El Centro de Ingeniería Sanitaria (CIS)  se creó en el año 1970 con el objetivo fundamental de ofrecer soluciones desde la ingeniería a los problemas de saneamiento básico y de contaminación de aguas, defendiendo las tecnologías apropiadas y el desarrollo sustentable. Los profesionales de la UNR, capacitados para enfocar las actividades desde la ingeniería, la química y la biología, trabajan en el Centro en docencia, investigación y la asistencia social.

 

Dos líneas de investigación se trabajan en el CIS: el agua potable y la disposición de las excretas o tratamientos de líquidos residuales. 

 

Muchas poblaciones de la provincia de Santa Fe, Córdoba y  Buenos Aires se abastecen para el consumo diario de aguas subterráneas. El problema es que  tales  aguas contienen concentración de arsénico y de flúor por encima de las normas de calidad de aguas para la bebida. Otras localidades poseen hierro y manganeso en las aguas subterráneas y aunque no afectan directamente a la salud causan problemas de coloración del agua, manchado de sanitarios y ropa aún cuando se encuentren en muy bajas concentraciones.

 

 

“El arsénico es un elemento que se encuentra en aguas subterráneas y proviene de cenizas volcánicas que en otras eras geológicas  se depositaron en nuestros suelos”, contó Graciela Sanguinetti, directora del CIS y jefa del Laboratorio de Química y Microbiología de Aguas.

 

 

Ante esta  problemática, desde  hace muchos años, el  Centro de Ingeniería Sanitaria  investiga  la posibilidad de aplicar tecnologías apropiadas a nuestra economía, metodologías sustentables,  para eliminar no sólo el arsénico sino la concentración de flúor, hierro, manganeso y sales de las aguas para hacerlas aptas para el consumo.

 

 

Como resultado de proyectos de investigación realizados en el Centro se desarrollaron dos sistemas de tratamiento de aguas denominados ArCIS-UNR y BioCIS –UNR que cuentan con patente y marca registrada. 

 

 

El proceso ArCIS permite remover arsénico y fluoruros mediante el agregado de una sal de aluminio y dos etapas de filtración . Se ha aplicado en plantas a escala real que están operando en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires. 

 

 

El proceso BioCIS consiste en remover hierro y manganeso de las aguas subterráneas mediante biooxidación y filtración. Se aprovecha la capacidad de precipitar el hierro y el manganeso que poseen ciertas bacterias que están presentes naturalmente en el agua subterráneas.

 

 

La construcción de esas plantas está a cargo de Idear SA, una empresa cuyos profesionales son docentes e investigadores de este Centro y donde se aplica lo que se investiga.

 

 

Además, el CIS realiza una asistencia técnica y  análisis de fluidos a un importante número de empresas locales y regionales.

 

 

 

Tratamiento de líquidos cloacales

 

El otro proyecto que se trabaja en el Centro es el tratamiento de excretas,  heces y orina. “Se buscan alternativas de saneamiento ecológico, es decir, un enfoque diferente al que desde la Ingeniería  Sanitaria venimos enseñando como  el tratamiento convencional de los líquidos cloacales”.

 

La propuesta del saneamiento ecológico es sanitizar y reciclar, es decir, eliminar los microorganismos patógenos presentes en las excretas para poder reciclarla y para fertilizar los suelos. De este modo, nutrientes importantes que pertenecen al suelo, como el nitrógeno, fósforo retornan al suelo evitando la contaminación de las aguas. 

 

“En nuestro país, tenemos culturalmente inserto el flush del baño. Apretamos un botoncito y una descarga de 10 a 15 litros de agua potable se lleva muestras excretas.  Pero nunca nos preguntamos donde va a parar y  si impacta al medio ambiente, por lo que esta alternativa constituye una creciente amenaza para las décadas futuras donde se estima que la población se multiplicará exponencialmente".

  

“El  90%  o más de los líquidos cloacales en los países en vías de desarrollo se eliminan sin ningún tratamiento en recursos hídricos. Las alternativas ecológicas de saneamiento proponen eliminar o disminuir al máximo el uso de agua potable como medio de transporte de las excretas. Para ello se construyen “baños secos”, con almacenamiento y tratamiento in situ de las heces y por otro lado, se construyen sistemas simples para disposición de las aguas grises, que provenien de cocinas y lavaderos. Estas alternativas se deberían  tener en cuenta para nuevos emprendimientos, ponerlas en marcha en algunas casas y ver cómo funcionan”. "Como las decisiones sobre el saneamiento son políticas, sería importante poder demostrar a los políticos, a través de experiencias a escala piloto, que estos sistemas funcionan. Esto ya ha sido demostrado en países europeos" , puntualizó Sanguinetti. 

 

 

Menos del 1% del agua distribuida en nuestro planeta es la que se usa como fuente de agua para la bebida, el resto está distribuido en mares, océanos e hielos y vapor de agua. Por lo tanto, es una preocupación de los investigadores cuidar nuestros recursos hídricos y  prevenir mayores deterioros en nuestro planeta en los próximos 50 años.



  • Publicado: 2012-06-26
  • Periodistas: Silvana Di Stefano
  • Fotógrafos: Silvana Di Stefano
  • Infografía:
  • Realizadores:
  • Categoria: Ciencia