Rosario, 26/09/2017 | 04:08
Noticias RSS
I+D - Investigación más Divulgación

Azúcar para inhibir la producción de toxinas en gangrena gaseosa


La investigación, dirigida por el Dr. Roberto Grau, de nuestra Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmaceuticas, representa una esperanza para atacar la bacteria productora de gangrenas.

El equipo científico determinó cómo el azúcar puede acelerar la cura de tejidos.

Imágenes

Video

El laboratorio del Dr. Grau está al final de varios pasillos que suben y bajan, en el inmenso hospital escuela que constituye el Hospital Centenario. Desde esos cuartos a mitad de cuadra,  surgen descubrimientos esperanzadores para la salud humana.

 

"Aquí tenemos 4 líneas de trabajo: una de investigación básica y 3 de investigación aplicada. Dentro de estas últimas tenemos una está referida a medioambiente, allí se desarrollan bacterias capaces de degradar contaminantes, en particular hidrocarburos aromáticos y metales pesados, muchos de ellos tóxicos y cancerígenos.  La segunda línea trabaja sobre cuestiones de nutrición, ahí estamos con el tema de organismos probióticos que no requieren cadena de frío. La tecera línea de trabajo tiene que ver con la salud pública, es allí donde trabajamos en el estudio de la bacteria Clostridium perfringens", explica Roberto.

 

Azúcar, clostridium perfirngens y gangrena gaseosa

 

Según expone el Dr. Grau, el Clostridium perfringens es uno de los principales causantes de intoxicación por alimentos contaminados y es el principal causante de la gangrena gaseosa. Esta bacteria tiene como particularidad su sensibildad al oxígeno. En contacto con el aire muere rápidamente. No obstante, se trata del patógeno de humanos más ampliamente distribuido. Esto se debe a su capacidad de generar esporas, que son estructuras de resistencias inertes e insensibles a culaquier tipo de agresión, como el tratamiengto con antibióticos. Cuando llegan a un lugar apropiado, esas esporas desarrollan gangrena.

 

"Hace unos 5 ó 6 años atrás comenzamos a estudiar esta bacteria, en particular cómo se regula su proceso de producción de esporas. A medida que avanza la gangrena, la bacteria va produciendo toxinas que degradan los tejidos. Una gangrena tratada tardíamente puede llegar a avanzar 10 centímetros por hora. Por eso, hasta el momento, la solución a la gangrena es la amputación", cuenta Grau.

 

En el año 2006, el equipo que dirige publicó un artículo en colaboración con un grupo de investigadores de Estados Unidos donde describieron la forma de regulación de la capacidad esporulante de Clostridium.  "En ese momento la llamé "la señal salada", porque descubrimos que los azúcares podían regular negativamente la capacidad de esta bacteria de realizar gliding (de desplazarse)", indica el investigador de nuestra Universidad.

 

Entonces, el equipo de Grau comenzó a pensar un proyecto de ciencia aplicada a largo plazo: "Si conocemos la formación de la espora y ahora podemos inhibir el gliding, podemos pensar en un antibiótico para impedir la esporulación y el avance de la bacteria".

 

En aquella oportunidad, cuando se publicó el artículo en colaboración, algunos científicos se acercaron al Dr. Grau con una inquietud clave: qué relación tenía la vieja práctica médica de aplicar azúcar de mesa en las heridas con la investigación que se desarrollaba en los laboratorios de microbiología en Rosario.

 

"Parte del por qué de esa práctica médica se debe a la capacidad del azúcar de absorber el agua. Es un proceso osmótico que le quita a la bacteria el agua libre suficiente para crecer. Pero se sabía que eso no era todo. Entonces, cuando avanzamos con nuestras investigaciones, decidimos ver qué tenía que ver el azúcar con la producción de toxinas. Lo que descubrimos es que el azúcar regula negativamente la producción de toxinas esenciales para el desarrollo de la gangrena. De esta manera se completa la tríada: sabemos impedir que la bacteria esporule. Si la alternativa es escapar, sabemos cómo impedir el desplazamiento. Si produce toxina, también sabemos cómo inhibir ese proceso. Con lo cual, la bacteria estaría totalmente indefensa", se entusiasma el científico.

 

En definitiva, la investigación comandada por Grau consiguió caracterizar a nivel genético por qué y cómo el azúcar de mesa es capaz de prevenir la contaminación de los tejidos y acelerar la cura impidiendo el desarrollo de microbios que ingresan a través de la piel produciendo toxinas que degradan tejidos.

 

Próximos pasos

 

"El próximo paso será desarrollar, a partir de este conocimiento, un nuevo antibiótico que prevenga de este tipo de infecciones -proyecta el Dr. Grau- A través de CONICET vamos a intentar el patentamiento del descubrimiento para que, el día de mañana, si hay un desarrollo de antibióticos, tanto CONICET como la Universidad puedan participar. Por supuesto, nos gustaría que el antibiótico pueda desarrollarse en el país".

 

El Director de la investigación se enorgullese particularmente de que esta última etapa de los estudios sea de producción 100% local: "Trabajamos junto a 3 estudiantes, becarios de posgrado. En este laboratorio de microbiología tenemos todo el equipamiento necesario para el desarrollo de este tipo de investigaciones".

 

El desarrollo científico local es el reflejo de un proceso de crecimiento que alcanza a la totalidad del país. Para Grau, la ciencia argentina está mejor que años atrás. Particularmente en la investigación aplicada: se busca mucho la interacción con el sector productivo. Sin embargo, el Doctor considera que las ciencias básicas todavía son una deuda pendiente hacia la soberanía científica.

 

En cuanto al futuro de la investigación, la producción de antibióticos basados en los resultados del equipo de Grau dependerá de que existan laboratorios interesados es llevar adelante la investigación requerida para la producción de una nueva medicina. El proceso es complejo, lleva años de trabajo y requiere inmensos montos de inversión. Por ello, las oportunidades para la producción local radican en la sinergia entre el Estado y las empresas interesadas en apostar por la industria nacional de medicamentos. 
 



  • Publicado: 2011-11-21
  • Periodistas: Anahí Lovato
  • Fotógrafos:
  • Infografía:
  • Realizadores: Anahí Lovato
  • Categoria: Ciencia

Comentarios


Escribe hasta 800 caracteres.

Cuanto es: 23 + 1?

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar .