Rosario, 21/11/2017 | 06:05
Noticias RSS
Secretarias

Rosenfeld: el seminario como forma de aprendizaje



La docente de la Escuela Superior de Comercio nos cuenta sus experiencias en la creación y dictado de seminarios como forma de fortalecer el aprendizaje en un colegio secundario.

Imágenes

Por Claudio Pairoba*

 

Técnica Química del Instituto Politécnico Superior Gral. San Martin y egresada del Profesorado de Matemática, Física y Cosmografía en el Instituto de Educación Superior "Olga Cossettini", Verónica Rosenfeld tiene una extensa formación en el ámbito docente. Docente de uno de los tres colegios preuniversitarios de Rosario, su pasión por la enseñanza la llevó a evaluar nuevos caminos para acompañar el aprendizaje de los alumnos.

 

¿Cómo comienza tu recorrido profesional?
Luego de terminar en el Politécnico en diciembre, hice las prácticas durante el verano en Porcelanas Verbano. En marzo ingresé a la Escuela Superior de Comercio "Libertador Gral. San Martín" como ayudante de laboratorio y con el correr del tiempo me fueron ofreciendo horas de cátedra. Hoy por hoy tengo 20 hs de cátedra aquí, y estoy a cargo del Departamento de Química, Biología y Física. Trabajé en varias escuelas de la provincia y en el ámbito privado también. He recorrido la docencia en un aspecto bastante amplio.

 

¿Cuándo descubriste tu vocación por la docencia?
Mientras estaba en quinto año de la secundaria, preparaba alumnos particulares. Cuando entré como ayudante de laboratorio, al estar cerca de los alumnos, compartir lo que uno podía saber y ponerme feliz cuando el otro aprendía, me dí cuenta que ahí estaba lo mío. Si bien el trabajo como técnica química en un laboratorio es bastante tranquilo y ameno, me gustó mucho más el ámbito educativo, me sentí más cómoda. Entonces hice el profesorado en el Cossettini.

 

¿Cómo es el sistema de seminarios en el Superior de Comercio?
Desde que se cambió el plan y terminó el EGB y la polimodal, la carga de materias de las ciencias fácticas para los chicos es muy alta. Tenemos Biología con 3 hs en primero, segundo y tercer años, y Física y Química con cuatro horas de cada una en tercero, cuarto y quinto. Cuando hice las estadísticas vi que casi un 20-25% de los egresados van a carreras relacionadas con estas disciplinas: biotecnología, medicina, arquitectura. Dentro de la currícula los chicos tienen que cursar dos seminarios que los departamentos ofrecemos en forma voluntaria. Como en este departamento tenemos tres materias y estamos de primero a quinto año, yo me siento en la obligación de, como mínimo, dictar dos por año. Hay algunos profesores que se han ido sumando a esta propuesta (ver archivo adjunto).

 

¿Cómo es el sistema?
Los chicos eligen a cuál seminario quieren asistir y la idea es desarrollar un proceso de investigación. Intentamos escapar del “copiar y pegar”. Que el alumno aprenda sobre un tema de una manera diferente, que no haya un profesor asistiendo linealmente el proceso de aprendizaje, si no que ellos elijan, investiguen y aprendan sobre un tema, hagan un informe y después les cuenten a sus compañeros lo que aprendieron sobre ese tema. También nos interesa la presentación del informe con la rigurosidad que corresponde: la bibliografía según normas APA, el tipo de letra, cómo insertar cuadros, cómo trabajar con gráficos. O sea prepararlos para lo que van a tener que hacer sí o sí el día que vayan a la facultad o tengan que presentar informes.

 

También es una forma de que los chicos apliquen lo que aprenden en informática.
Así es. Tienen informática hasta cuarto año. También soy muy estricta con el tema del uso del castellano, los formamos desde varios ángulos. Ahora en el segundo cuatrimestre voy a dar un seminario sobre “Energías limpias”, el año pasado dí uno sobre reciclaje.
Lo que más me entusiasma de todo esto es que al ser el alumno el que elige el tema, el aprendizaje es mucho más significativo y relevante para él. Eso es lo que intentamos transmitir.

 

¿Cuándo comenzaron con esta experiencia?
En el año 2012. Cada seminario tiene un cupo de 50 alumnos y siempre han estado totalmente cubiertos. En algunos casos los alumnos hacen prototipos lo cual implica también un gasto de dinero. Voy cambiando los temas y evaluando el interés. Por ejemplo en un momento había sacado un seminario sobre astronomía y me pidieron que lo volviera a dar porque los chicos estaban muy entusiasmados con Stephen Hawkings, los agujeros negros, agujeros de gusano y cuestiones relacionadas.

 

¿Qué se podría cambiar o mejorar?
La calificación del seminario es aprobado o insuficiente. Creo que tendría que haber una escala cualificativa para aquellos que han propuesto u ofertado cosas de mejor calidad. Respecto a una transposición hacia fuera de la escuela podríamos organizar el armado de talleres con chicos de otras escuelas o hacer una especie de divulgación de lo elemental que abordamos. O sea salir un poco del laboratorio y del aula, hacia gente que no tiene posibilidad de acceder a estos conocimientos. También por la divulgación de la ciencia en si misma y mostrarles que pueden aprender solos, que no es necesario que haya una persona adelante hablando 80 minutos y que te dicte. Todas las personas son capaces de aprender solas. Nadie nació sabiendo.

 

Esto también nos lleva al tema de la escuela y las nuevas tecnologías.
Casualmente hace poco estaba dando clases en un curso, y un alumno viene con el tema de nomenclatura de óxidos y lo muestra de una forma que yo no lo había visto. Cuando le pregunté si se estaba preparando en forma particular me dijo que no, que lo había sacado de un video en YouTube. O sea que el chico aparte de escucharme a mí dos veces por semana, se sienta frente a un monitor y mira una clase de Química.

 

Verónica estará presentando un poster durante la próxima Jornada de Ciencia y Tecnología, con detalles acerca de esta experiencia educativa y charlando sobre el trabajo que vienen realizando.

 

*Miembro de la Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario y la Red Argentina de Periodismo Científico. Acreditado con la American Association for the Advancement of Science (Science) y la revista Nature.