Rosario, 21/09/2017 | 12:15
Noticias RSS
I+D - Investigación más Divulgación

Tomar mate es bueno para la salud


Investigadores de Argentina y Uruguay se reunieron en la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR para divulgar sus trabajos científicos acerca de los efectos beneficiosos de este producto en el organismo. Cómo repercute en los huesos.

 

Argentina es el segundo país de mayor consumo de yerba mate después de Uruguay, con un promedio de 6,5 kg por persona por año.

Imágenes

En las últimas décadas la yerba mate adquirió una gran popularidad no sólo a causa de su aroma y sabor característicos que la convierten en un producto único, sino también por sus cualidades nutricionales y los beneficios potenciales para la salud que le fueron atribuidos.


Esta infusión posee un gran poder antioxidante debido a su alta concentración de polifenoles, compuestos que mejoran las defensas naturales del organismo y lo protegen del daño celular. También contiene vitaminas del grupo B, esenciales para las funciones corporales como la producción de energía y de células rojas de la sangre.

 

El mate, además, aporta cantidades variables de vitaminas, siendo B1 y B6 las más importantes porque cubren el 72,3% y 37,2% de la ingesta diaria recomendada para estos nutrientes en hombres y mujeres adultos entre 18 y 50 años de edad, según expuso la Dra. Ana Eugenia Thea del Laboratorio de Yerba Mate de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Misiones.

 

La yerba cubre un 20,3 % de la ingesta diaria recomendada de magnesio para la misma población, un 13,5 % del requerimiento diario de hierro establecido para hombres adultos y un 6,2 % de la necesidad diaria establecida para las mujeres en edad fértil.

 

El potasio que contiene es un mineral esencial y necesario para el correcto funcionamiento del corazón y el magnesio ayuda al cuerpo a incorporar proteínas. Asimismo, resultados de un estudio científico realizado por investigadores de la Universidad Juan Agustìn Maza, de Mendoza, confirman que el consumo de la yerba mate ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos.

 

Entre las propiedades biológicas, los investigadores destacaron su actividad antioxidante, los efectos anticarcinogénicos, antidiabéticos, antiobesidad, hipocolesterolémicos, antihipertensivos, cardioprotectores, antiinflamatorios, antibacterianos, antifúngicos, antivirales y antiparasitarios, además de propiedades protectoras contra la osteoporosis y enfermedades neurodegenerativas como la de parkinson, efectos estimulantes del sistema nervioso central y propiedades diuréticas y coleréticas.

 

Yerba mate y hueso

 

Una hipótesis indicaba que el consumo de cafeína tenía impacto negativo sobre la densidad mineral ósea (DMO) y el riesgo de fractura, particularmente cuando el calcio estaba por debajo de los requerimientos. La DMO es una determinación clínica que se usa para ver cómo está el hueso, una especie de radiografía del mismo.

 

Sin embargo, una investigación realizada por el equipo de la Universidad de Mendoza hace cinco años halló mayor densidad mineral ósea en columna lumbar y en cuello femoral en mujeres postmenopáusicas que tomaban al menos 1 litro de mate por día en comparación con otras que no lo bebían.  A partir de estos datos, el Dr. Lucas Brun del Laboratorio de Biología Osea de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR llevó a cabo un trabajo en ratas para evaluar el efecto de la yerba mate sobre el tejido óseo a través de distintos estudios.

 

Los animales fueron divididos en grupos experimentales y los que recibieron una infusión de yerba en reemplazo del agua, mostraron un efecto positivo sobre la densidad mineral ósea, congruente con lo hallado previamente y un aumento del volumen del hueso trabecular, el más sensible a los cambios producidos por la osteoporosis. Sin embargo, la yerba mate no fue capaz de revertir el efecto negativo del bajo contenido de calcio sobre las propiedades biomecánicas óseas.

 

El Dr. Brun continuó la investigación para determinar la concentración de componentes de la yerba mate con potencial efecto sobre el tejido óseo y las células osteoblásticas que son las encargadas del mantenimiento, crecimiento y reparación del hueso. Los resultados arrojaron que no había diferencias significativas en los componentes (calcio, fosfato, flúor, cafeína, polifenoles) ni en la capacidad antioxidante entre las diferentes marcas comerciales de yerba mate evaluadas. Los datos sugieren que los efectos positivos a nivel del hueso podrían deberse, al menos en parte, al incremento de la sobrevida de los osteoblastos.

 


“Ese efecto no repercute desde el punto de vista fisiológico, o sea, sólo con tomar mate no se cura la osteoporosis. Si fuese así, en Argentina y Uruguay tendríamos una prevalencia de esta enfermedad mucho más baja que en otros países. Es decir que si bien tiene un efecto positivo, este no alcanza para que funcionalmente sea importante”, explico Brun. Actualmente, con el subsidio económico del Instituto Nacional de Yerba Mate, el investigador sigue desarrollando estudios sobre el tema pero con una nueva investigación, que tiene el fin de suplementar la yerba mate para poder encontrar efectos más relevantes.

 

Cabe aclarar que los compuestos bioactivos no sólo existen en la yerba; el té y el vino también contienen polifenoles. “Nosotros le damos ese crédito a la yerba porque es lo que consumimos, es cultural”, afirma y resalta: “Si yo lograra que se pueda suplementar la yerba mate, llegaríamos a toda la población, independientemente del sector social y las condiciones económicas”. Y aclara que no estaríamos frente a un tratamiento, sino a una bebida que ayuda por sus efectos positivos.

 



  • Publicado: 2017-09-03
  • Periodistas: Victoria Arrabal
  • Fotógrafos: Camila Casero
  • Infografía:
  • Realizadores:
  • Categoria: Salud