Rosario, 24/06/2017 | 07:19
Noticias RSS
Noticias Institucionales

"La pobreza no está en la periferia sino en el corazón del sistema"


El teólogo brasieño Leonardo Boff  brindó una conferencia sobre la pobreza, la escasez social del agua y la lesa ambientalidad,  invitado por la Cátedra del Agua de la UNR.

Boff expresó que están los pobres socioeconómicos y los socioculturales, como los negros, los indígenas y las mujeres oprimidas.

Imágenes

“No se puede hablar de la pobreza sin una dimensión ética,  política, espiritual, de un profundo sentimiento humano por todos aquellos hermanos y hermanas que sufren y están condenados a morir antes de tiempo por el hambre”, comenzó diciendo Leonardo Boff, ex-sacerdote franciscano, filósofo, escritor, profesor y ecologista.

 

Acompañado por el vicerrector de la Universidad Nacional de Rosario, Fabián Bicciré; el decano de la Facultad de Ciencia Política, Franco Bartolacci y el director de la Cátedra del Agua, Aníbal Faccendini, la disertación tuvo lugar en el Centro Cultural Parque de España.

 

Boff hizo referencia a las discusiones políticas internacionales que establecen dos líneas fundamentales sobre la pobreza:  la absoluta, que incluye a las personas que viven con menos de dos dólares por día y que afecta fundamentalmente a los más vulnerables, los niños y niñas. Y, por otro lado, la de aquellos que acceden a la canasta básica de alimentos y algunos servicios públicos pero  de manera muy insuficiente. Estos, viven con dos dólares y no consiguen satisfacer de forma adecuada las necesidades humanas dado que  “no se trata sólo de matar el hambre sino de poder convivir con los demás, tener un espacio de libertad, placer, encuentro”.

 

“Estamos condenados a vivir en un sistema que para sobrevivir tiene que hacer dinero con más dinero, que no va para la producción sino para la especulación. Si tomáramos 0,2% de toda esa riqueza que no produce nada y está circulando en las bancas económicas, se podría crear un fondo para matar el hambre de todos los seres humanos, propiciar un techo, salud y una forma de habitar mínimamente digna”, analizó el Doctor Honoris Causa de la UNR.

 

“Tenemos los medios pero no la voluntad, la sensibilidad. Hemos perdido el sentido del ser humano, de ver el dolor del otro. Como son pobres son ceros económicos, no producen nada, consumen muy poco, pero son dos tercios de la humanidad”, enfatizó y agregó que la relación del capital con el trabajo es “profundamente desigual” y que la pobreza no está en la periferia sino en el corazón del sistema.

 

 

Los rostros de la pobreza

 

 

Boff estuvo presente en el comienzo de la reflexión que buscaba articular el discurso indignado ante la miseria y la marginación con el discurso de la fe cristiana, que generó la conocida Teología de la Liberación. En este sentido comentó que las Iglesias de Liberación en América Latina analizan la pobreza desde diversas visiones.

 

Una es la mirada que el rico hace del pobre, como una persona “que no tiene”. “A veces los humillan, dicen que son pobres porque no quieren  trabajar o porque es voluntad de Dios”. La otra reflexión es que  el pobre tiene habilidades y puede ser insertado en el sistema, ser un trabajador y salir de la pobreza. “Gran parte de los que hoy son pobres  están en esta situación  pero continúan siendo dependientes porque  el obrero no tiene capacidad de negociación frente al patrón con poder que impone sus leyes”.

 

La tercera interpretación es que “el pobre tiene capacidad de buscar alternativas al sistema. La pobreza no es pobreza es empobrecimiento. Una vez que ellos se organizan, elaboran un proyecto y se articulan con otros aliados, pueden tener fuerza histórica de empezar algo nuevo que viene desde abajo”. “Esta es la opción que apoyamos para ayudarlos a superar sus niveles de miseria”, resaltó.

 

El teólogo expresó que la pobreza tiene muchos rostros. “Están los pobres socioeconómicos y los socioculturales, como los negros, los indígenas las mujeres oprimidas por el patriarcado, los discriminados de LGBT, los refugiados que sufren marginación y también países enteros que son conducidos a una nueva colonización". Explicó que estos paises son los que se niegan a tener un proyecto de soberanía nacional, un camino propio con sus valores y tradiciones para convertirse en apéndices del gran sistema, a través de la deindustrialización, la privatización de los bienes públicos y la venta de tierras.”

 

Finalmente manifestó que “el otro gran pobre es la madre tierra porque la hemos explotado tanto que necesita un año y medio para reponer lo que le quitamos durante un año”. “Lo que tenemos que superar es el sistema que produce la pobreza, cambiar la forma de producir, de distribuir, de consumir y la forma de tratar a la naturaleza, no como alguien que está por encima dominándola, sino como alguien que pertenece a ella”.

 

 



  • Publicado: 2017-05-09
  • Periodistas: Victoria Arrabal
  • Fotógrafos: Pablo Correa Camila Casero
  • Infografía:
  • Realizadores:
  • Categoria: Conferencias